Consejos Prácticos
Lo principal es que los padres establezcan reglas para los menores y ellos las comprendan y las pongan en práctica.

Una norma es designar cierto tiempo de uso diario de internet y de celular. Otra, cumplir primero con las tareas, y si es niño, darle a su papá sus contraseñas.
Existen excelentes herramientas para establecer restricciones en la navegación —limitar qué contenido pueden ver los menores—. Además, Windows y Google incluyen configuraciones de control parental. En Android y en iPhone hay opciones para restringir ciertas apps.
No aceptar en las redes a quienes que no se conozca en la vida real.

Debe existir confianza para que el menor indique si recibe mensajes de desconocidos. Lo ideal es que los papás conozcan las cuentas que utilizan sus hijos en las redes sociales y sean también amigos de ellos en estas plataformas.
Las contraseñas deben ser alfanuméricas y se recomienda utilizar una diferente para cada servicio y red social.

Si el usuario es un niño, el padre debe conocer y administrar sus contraseñas. Se recomiendan las apps y servicios de manejo de claves 1Password y Last Pass, que facilitan la tarea.
En las redes sociales, configurar los perfiles y las fotografías para que únicamente las persona conocidas las vean.

En Facebook, esto se puede hacer desde la Comprobación rápida de privacidad. Tampoco se recomienda incluir en número de teléfono en el perfil de las redes sociales.
Este año en el Día del Internet más Seguro se hace énfasis en propagar mensajes positivos.

El menor, en especial el adolescente, debe ser parte del cambio y no prestarse para el ciberacoso. No difundir imágenes ni bromas de personas a quien se les pueda herir. Tampoco, amenazar a otros.
Ante cualquier amenaza o mensaje que incomode al menor, primero lo debe comunicar a sus papás y/o educadores.
Fuente: Prensa Libre